El infinito bien del “no-apego”

Aprendí sobre el ejercicio de “non-attachment”, o no-apego, hace casi cuatro años en un curso de Yoga. En el momento me pareció algo frío. Me desconsolaba pensar que el ser yogi, una forma de ser que une a la gente bajo un paraguas de luz interior y energía implicase ser tan distante e independiente.

Sin embargo, desde que aprendí el significado del no-apego han surgido muchas oportunidades de practicarlo y creo que este año he podido por fin entender y vivirlo. He sido una persona que se ha apegado muchísimo a lo que quería que pasara. He luchado por ello, mismo si el universo me había indicado una y otra vez que no me convenía. Me he agarrado a un clavo ardiendo más de una vez. Siempre he sufrido las consecuencias mucho más de lo que debería, de lo que me hacía falta.  Creo que hasta me enfermé por aferrarme a lo que no era para mí. ¿Te ha pasado esto?

Ahora intento vivir en un no-apego continuo. No creáis que no amo, que no tengo metas, o que me rindo. He amado y amo mucho. Sigo teniendo metas para alcanzar. La diferencia es que veo mi vida desde una perspectiva donde dejo que los planes cambien. He aprendido que debo  valorar y escuchar lo que me grita el alma aunque vaya en contra de lo que deseo o quiera mi mente. He aprendido que debo enfatizar  como me siento físicamente y a nivel psíquico. Simplemente hago un punto y aparte y me pregunto:  “Does this serve me?”   “¿Me sirve esto?” Esta pregunta puede ser el foco de muchas preguntas:

  • ¿Como me siento ahora mismo?
  • ¿Me gusta este sentimiento?
  • ¿Cómo está afectando mi forma de ser?
  • ¿Me rio? ¿Canto? ¿Disfruto de la vida?
  • ¿Me quiero escapar de mi vida?
  • ¿Puedo encontrar el silencio y la paz interior?
  • ¿Me hace sentirme bien?

En un principio este interrogatorio llevaba con él una retahíla de sensaciones que culminan en el ser egoísta. ¿Cómo es posible que pueda uno solo pensar en uno mismo?

fill-your-cup-critical-self-care-for-caregivers-photos-693205

Este año al estar en Roatán y hacer el curso de Rescate se me recalcó de forma rotunda que el tirarse en el agua para rescatar a alguien debe ser lo último que se hace. No debemos perdernos en la idea de ser el heroe, si al final los que van a necesitar se rescatados somos nosotros.  Tenemos que navegar el mundo conscientes de que a veces lo único que podemos hacer es cuidarnos y retirarnos de la situación o distanciarnos lo suficiente para volver a encontrarnos. Esto no significa que nos importe menos, significa que necesitamos querernos más y, en algunos momentos, que querernos lo suficiente como para decir adios.

 

Namaste,

Screen Shot 2017-07-27 at 6.46.31 AM

When we’re met with disappointment about a situation or circumstances that we cannot change, practicing non-attachment is vital to maintaining happiness and sanity.

Taylor Harkness

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*